fbpx

Yoga para embarazadas: Una guía completa

Uno de los viajes más asombrosos que puede experimentar el cuerpo de una mujer es el embarazo y la alegría de dar a luz. El trabajo que realiza una madre hasta el nacimiento, durante el proceso del parto y después es realmente increíble.

Los beneficios de la práctica del yoga en Barcelona pueden ayudar mucho en este sentido. El yoga para embarazadas, un tipo de yoga que se adapta específicamente a las necesidades de las mujeres embarazadas, está ganando popularidad rápidamente. El yoga consiste en abrazar el viaje en el que una se encuentra y agradecer al cuerpo todo lo que hace. Se trata de un concepto muy importante que hay que practicar a diario, pero aún más durante el embarazo. Desde la concepción hasta el nacimiento, la práctica del yoga durante el embarazo puede ayudar a tu salud física y mental de forma holística, manteniéndote a ti y a tu bebé sanos, felices y conectados.

BENEFICIOS DEL YOGA DURANTE EL EMBARAZO

Mientras creas y haces crecer tu vida, tu cuerpo pasa por muchas cosas y necesita apoyo adicional. El yoga prenatal hace justamente esto, ayudándote a mantener tu cuerpo activo durante el embarazo pero también dándole tiempo para relajarse y apreciar todo el duro trabajo que está haciendo para crecer y cuidar de tu bebé.

Es una forma eficaz de aumentar la fuerza muscular, sobre todo en el tronco, las piernas y la espalda. Esta fuerza y el trabajo de alineación ayudarán a estabilizar la columna vertebral y a reducir el dolor de espalda que suele producirse durante el embarazo. El aumento de la fuerza muscular también puede facilitar el proceso del parto.

La hinchazón de los tobillos es otro síntoma común que se produce durante el embarazo. Esto puede eliminarse practicando yoga, que mejora la circulación y el flujo sanguíneo.

Mediante los estiramientos, el yoga prenatal ayuda a abrir las caderas y a mantener el cuerpo flexible, las articulaciones sanas y a reducir la rigidez general. Incluso puede favorecer la posición correcta del feto antes del parto.

El yoga prenatal va más allá de la forma física y el acondicionamiento del cuerpo, ya que también promueve la salud mental mediante la práctica de la concentración de la mente y el uso intencionado de la respiración. Estas técnicas aprendidas en el yoga pueden ayudar con los síntomas de las náuseas y utilizarse para controlar la respiración durante el parto.

El embarazo es una experiencia que conlleva muchos cambios y sentimientos que pueden llevarte a sentirte estresada, ansiosa o desconectada de tu yo habitual. El yoga prenatal te ayuda a tomarte el tiempo necesario para reconocer cómo te sientes y aprender técnicas mentales que te ayuden con estos sentimientos, permitiéndote apreciar tu nuevo y cambiante cuerpo. Esto también puede beneficiar tu sueño. Dormir es otra parte de tu vida que se ve afectada cuando estás embarazada, pero con la reducción del estrés y la tensión como resultado de practicar yoga, tu cuerpo podrá dormirse más fácilmente y mantenerse dormido

Las clases de yoga también te dejarán con una mayor sensación de energía. Incluso después del parto, la práctica del yoga sigue siendo extremadamente beneficiosa. Puede facilitar que tu cuerpo vuelva a la actividad, ayudándole a recuperarse más rápidamente y a recobrar fuerzas, al tiempo que obtiene todos los beneficios habituales de la práctica.

Yoga Para Embarazadas 1

CLASES DE YOGA PRENATAL

Las clases de yoga prenatal son un estilo de yoga más suave, similar al yoga restaurativo. Se adapta a las necesidades físicas específicas de las mujeres embarazadas, dotándolas mental y físicamente de herramientas que pueden utilizar durante el embarazo, el parto e incluso después del nacimiento.

Las clases de yoga prenatal suelen ser más lentas y con estiramientos suaves. Empezarás la clase tomándote un momento para relajarte y llegar, posiblemente con una meditación, notando tu cuerpo tal y como es ese día.

A continuación, trabajarás para tomar conciencia de tu respiración en su patrón natural y probarás técnicas de respiración impulsadas, como la respiración profunda, que guiarán tu movimiento durante el resto de la práctica.

Esta conciencia de la respiración y del trabajo respiratorio que se practica es una habilidad importante que deben aprender las mujeres embarazadas, ya que puede ser de gran utilidad durante el parto, ayudándote a mantener la calma al centrarte en la gestión de tu respiración.

A continuación, el instructor te guiará gradualmente a través de una serie de posturas modificadas para los cuerpos de las embarazadas, garantizando la seguridad de la madre y el bebé. Estas posturas trabajarán para fortalecer los músculos necesarios durante el parto, centrándose en la zona lumbar y el abdomen.

Además, los músculos del suelo pélvico se fortalecen debido a la participación de mula bandha durante toda la clase de yoga. También se trabajará para mantener la alineación correcta del cuerpo, ya que el embarazo puede hacer que el cuerpo se compense durante las actividades diarias habituales, lo que provoca dolor.

Por último, terminarás la clase con una savasana para trabajar la tranquilidad mental y centrarte en ti misma. Las clases de yoga prenatal te brindan una gran oportunidad no sólo para trabajar sobre ti misma, sino también para conectar con otras mujeres que están experimentando lo mismo que tú.

PAUTAS DE SEGURIDAD PARA EL YOGA PARA EMBARAZADAS

La investigación ha demostrado que la práctica del yoga durante el embarazo tiene muchos beneficios para las madres y sus bebés, pero antes de comenzar su práctica de yoga prenatal es vital que tengas en cuenta la seguridad de tu y tu bebé.

Habla con tu médico para asegurarte de que puedes asistir a clases de yoga, sobre todo si tu embarazo es de alto riesgo o tienes complicaciones de salud. Incluso un embarazo normal te obligará a adaptar el ritmo y la forma en que sueles practicar yoga, teniendo que hacerlo más despacio y con más precaución para evitar sobrecargar el cuerpo y la posibilidad de lesiones.

Es posible que ciertas posturas requieran ajustes para poder realizarlas con tu cuerpo en constante cambio. Ajusta las posturas según creas necesario, especialmente las de equilibrio, y utiliza el apoyo de almohadones y bloques para mantener la estabilidad y minimizar el riesgo de caídas.

Además, durante el embarazo, el cuerpo produce hormonas que pueden hacer que te sientas más flexible. Estirarse puede resultarle más fácil, pero debes hacerlo con cuidado para proteger tus músculos, ligamentos y articulaciones. Evita realizar posturas que te provoquen mareos o náuseas. Durante el embarazo, es importante que no practiques yoga en un ambiente caluroso y húmedo, ya que el aumento de la temperatura corporal puede ser peligroso para el feto. Asegúrate de alimentar tu cuerpo con alimentos naturales para el yoga e hidrátate durante toda la clase.

Como siempre, escucha a tu cuerpo, ya que tus necesidades variarán en cada trimestre e incluso día a día. Si aparecen nuevos dolores o cualquier síntoma preocupante, deja de practicar yoga y habla inmediatamente con tu médico.

La propia fundadora de Frizzant, Sónia Sala, practicó yoga mientras estaba embarazada de su hijo. Como ya hemos dicho, la experiencia de cada persona con el yoga durante el embarazo es única. Trabajó con un fisioterapeuta especializado en los músculos del suelo pélvico para asegurarse de que podía seguir practicando yoga durante el embarazo. Le dieron el visto bueno y le dijeron que, mientras se sintiera bien, podía seguir practicando yoga.

Los síntomas que Sónia experimentó durante el primer semestre dificultaron la práctica, pero más adelante en el embarazo volvió a practicar yoga. Las inversiones, autorizadas por su fisioterapeuta, le sentaban muy bien porque liberaban la presión sobre el útero. Por el contrario, las flexiones hacia atrás, que algunas embarazadas disfrutan haciendo, suponían una carga excesiva para su abdomen. También dijo que el compromiso mula bandha utilizado a lo largo de la clase de yoga la ayudó a fortalecer el suelo pélvico. Esta experiencia individualizada es la razón por la que es esencial comunicarse con el equipo médico y escuchar al propio cuerpo.

CÓMO ELEGIR LA CLASE DE YOGA PRENATAL ADECUADA

Cuando busques una clase de yoga para asistir durante el embarazo, hay algunas cosas que deberías considerar. Encuentra una clase y un lugar que sean convenientes para tu estilo de vida y horario actuales. Si deseas practicar en un entorno de clase general, clases como el yoga restaurativo o hatha son las mejores para mujeres embarazadas.

Antes de tomar una clase, asegúrate de informar a tu instructor sobre los detalles de tu embarazo y confirma que esté calificado y se sienta cómodo enseñando según tus necesidades individuales. Tener un instructor con conocimientos hará una gran diferencia en tu práctica de yoga prenatal; pueden ofrecer modificaciones seguras para las posturas y ayudar con síntomas específicos relacionados con el embarazo como el dolor.

También puedes optar por participar en una clase diseñada específicamente para mujeres embarazadas. Este tipo de clase adaptará su práctica mucho más a tus necesidades, además de conectarte con una comunidad de mujeres con ideas afines que pueden apoyarte durante tu viaje con el embarazo. Las posturas y ejercicios realizados en una clase de yoga prenatal prepararán tu cuerpo y mente para el parto. En estas clases, aprenderás técnicas de respiración específicas para el proceso de dar a luz, cómo centrar tu mente, además de ejercicios y estiramientos para aliviar el dolor mediante el alargamiento, alineación y fortalecimiento de los músculos. Incluso puedes pedir ver una sesión de clase antes de decidir unirte. ¡Lo más importante es que te asegures de que la clase de yoga sea adecuada para ti, que se ajuste a tus necesidades y te ayude a alcanzar tus metas!

CONCLUSIÓN

El embarazo es un viaje diferente a cualquier otro, lleno de emoción, cambios en el cuerpo y en tu vida. El yoga prenatal es una excelente manera de apoyar a las futuras madres con todo lo que conlleva el embarazo. A través del estiramiento, la meditación, el trabajo de fuerza y las técnicas de respiración, te beneficiarás tanto física como mentalmente.

Ya sea que estés en tu primer trimestre, en el último o en el posparto, descubrirás que los beneficios de practicar yoga harán que todo el viaje sea más fácil y aún más placentero.

Nuestro oasis urbano en Frizzant es un entorno perfecto para que las futuras madres practiquen yoga. ¡Además de la fundadora de Frizzant, Sónia, hemos tenido muchas clientas que han practicado con nosotros durante sus propios embarazos también! ¿Curiosa por practicar yoga prenatal con nosotros? ¡Nos encantaría hablar contigo y ayudarte en tu viaje!

Descarga nuestra APP

Tras mucho meditar, hemos tenido una revelación.
Descárgate la NUEVA APP para reservar cómodamente todas las clases y eventos que proponemos semanalmente. Ahora un diseño optimizado, usabilidad mejorada y fácil navegación.
App Frizzant

Suscríbete a nuestra CURIOUS souls magazine

Hola 👋