Para calmar el cuerpo y la mente y bajar revoluciones al final del día.

Una práctica con movimientos muy fluidos y lentos que, a su vez, incluye trabajo de respiración. Relaja profundamente los tejidos a través de posturas pasivas que se mantienen varios minutos. Un break para relajarse, evacuar energías tóxicas, adentrarse en la meditación y salir flotando.

PACKS & TARIFAS