fbpx

Nutrición en el Yoga: Qué Comer Antes y Después de la Sesión

La comida es el combustible para nuestro cuerpo y mente, y la nutrición es un factor clave de nuestra salud. Gracias a la comida, podemos funcionar correctamente y llevar a cabo las actividades diarias de la vida. Realmente, la comida es vida. Es importante no solo alimentar tu cuerpo, sino alimentarlo con lo correcto. Poner cosas buenas dentro, obtener cosas buenas afuera. Una dieta nutritiva puede ayudar a crear un buen estado de salud, prevenir enfermedades y permitir que tu cuerpo realice actividades a un alto nivel. De manera similar a la comida, el yoga beneficia la salud de nuestro cuerpo y mente de varias maneras, pero para hacerlo, requiere una nutrición adecuada. Alimentar tu cuerpo antes del yoga te permitirá tener la fuerza física y la concentración mental para tener la mejor práctica posible. Comer después del yoga es igualmente importante, debes reponer tu cuerpo, agradeciéndole todo el trabajo que ha realizado para que pueda concentrarse en recuperarse y cosechar los beneficios de la práctica.

VISIÓN GENERAL DE LOS ALIMENTOS IDEALES PARA COMER ANTES Y DESPUÉS DE UNA SESIÓN DE YOGA

Algo que siempre comentamos en nuestra sesiones de yoga en Barcelona es que para alimentar mejor tu cuerpo, idealmente, deberías concentrarte en comer de manera natural y equilibrada, cubriendo cada uno de los grupos de alimentos esenciales. Los alimentos que consumes deben ser densos en nutrientes, consistentes en antioxidantes, vitaminas y minerales que el cuerpo pueda absorber y utilizar. Consumir carbohidratos complejos apoyará tus niveles de energía. Comer proteínas ayuda en el proceso de recuperación, ayudando a construir fuerza además de reparar los músculos. Además, las grasas saludables apoyan la función neural requerida para la práctica y promueven el crecimiento de nuevas células. La hidratación también es clave para tu práctica de yoga y tu salud en general. Bebe una cantidad adecuada de agua antes de practicar yoga y después.

Nutrición en el Yoga 13

NUTRICIÓN PRE-YOGA

En tiempos antiguos, era tradicional hacer yoga primero en la mañana, con el estómago vacío y sin agua. Sin embargo, la investigación continúa mostrando la importancia de alimentar tu cuerpo antes de la práctica. Sin una nutrición adecuada, puedes marearte, tener falta de energía y falta de concentración durante la práctica. Los refrigerios saludables y las comidas ligeras que consisten en carbohidratos complejos y pequeñas cantidades de proteínas son los alimentos ideales para comer antes de la clase. Los carbohidratos complejos incluyen frutas, granos enteros, verduras y legumbres. Este tipo de alimentos suministrarán a tu cuerpo la energía necesaria para las demandas de fuerza y concentración mental del yoga.

Consumir un poco de proteína, ya sea de origen vegetal o animal, ayudará a mantener los tejidos musculares y te ayudará a sentirte saciado durante toda la práctica. Antes de comenzar tu práctica de yoga, debes priorizar beber agua, sorbiéndola durante el día para que no haya una gran cantidad de líquido descansando en el estómago, pero asegurando que tu cuerpo esté hidratado.

Aunque ya no se recomienda hacer yoga con el estómago vacío, las comidas deben ser ligeras y fácilmente digeribles para evitar la sensación de malestar durante el yoga. Por esta razón, es mejor comer alimentos sólidos en lugar de consumir líquidos como batidos. Además, debes considerar el momento en que alimentas tu cuerpo. Debes comer una o dos horas antes de hacer yoga para que tu cuerpo tenga tiempo de digerir cómodamente los alimentos y comenzar a utilizar los nutrientes que le has suministrado. Es posible que encuentres que las comidas calientes son más fáciles de digerir para tu cuerpo también. Algunas comidas ligeras y bocadillos que son ideales para comer antes del yoga son un plátano o una manzana con mantequilla de nueces, avena, nueces, huevos, verduras con hummus y quinoa con pollo. Asegúrate de adaptar tu combustible pre-yoga al tipo de yoga que estás haciendo. Por ejemplo, una clase de estilo vinyasa requerirá que comas más de lo que lo harías para una clase de yoga restaurativo.

NUTRICIÓN POST-YOGA

La nutrición post-yoga es igual de importante que la nutrición pre-yoga. Bebe agua después de la clase para reponer tus niveles de hidratación. Si sientes la necesidad de electrolitos adicionales, bebe agua de coco. Haz todo lo posible por seguir hidratándote durante todo el día. También es fundamental que suministres a tu cuerpo nutrientes para apoyarlo después del trabajo físico y mental que ha realizado.

El yoga es una práctica energizante, pero los nutrientes de los alimentos te permitirán seguir enfocado mentalmente, mantener la atención plena y tus niveles de energía mientras continúas con el resto de tu día. Además, el trabajo muscular realizado durante el yoga requiere recuperación. La comida ayuda en este proceso, construyendo y reparando tejidos para aumentar la fuerza. Para promover el desarrollo de la fuerza muscular, aumentar la ingesta de proteínas después del yoga es vital.

Las proteínas magras de origen animal como pollo, pavo, pescado y huevos son una gran fuente de proteínas para consumir después del yoga. Si prefieres comer proteínas de origen vegetal, las lentejas, los frijoles y el tofu son buenas opciones. Al igual que antes del yoga, también debes comer carbohidratos complejos después del yoga. Agregar pequeñas cantidades de grasas saludables puede ayudar con la función cerebral, la producción de hormonas y la salud de tus articulaciones. Las fuentes de grasas saludables incluyen aguacate, aceites de oliva, nueces y mantequillas de nueces. Reabastece tu cuerpo según la intensidad de tu práctica y dependiendo de lo que el resto del día requiera de ti. Come con atención plena, priorizando alimentos saludables y enteros que sean ricos en nutrientes.

Nutrición en el Yoga 15

ALIMENTOS A EVITAR ALREDEDOR DE LAS SESIONES DE YOGA

Si bien es importante apoyar tu práctica de yoga con comida, los tipos de alimentos que consumes alrededor de tus sesiones de yoga son, en última instancia, aún más impactantes. Ciertos alimentos y bebidas deben evitarse ya que pueden obstaculizar la práctica de yoga. Como se mencionó anteriormente, grandes cantidades de líquido pueden crear una sensación de malestar durante tu práctica. Los alimentos procesados, fritos y con alto contenido de azúcar tampoco deben consumirse alrededor de las sesiones de yoga. Estos tipos de alimentos ralentizan la digestión y pueden disminuir los niveles de energía, causando falta de concentración mental durante el yoga. Además, debido a que son más difíciles de procesar para el cuerpo, pueden hacerte sentir pesado e incómodo durante la clase. Esto puede obstaculizar tu práctica ya que tu atención se centra en la incomodidad y evita los movimientos de compresión, torsión y contracción del yoga que te hacen sentir más incómodo.

Los alimentos poco saludables tampoco ayudarán a que tu cuerpo se recupere después de tu práctica debido a su falta de nutrientes. Estos tipos de alimentos perjudicarán tu práctica y tu salud más de lo que la ayudarán. En última instancia, conoces mejor tu cuerpo, escucha lo que necesita, suminístrale combustible saludable y nutritivo, y mantente alejado de los alimentos que sabes que a tu cuerpo le cuesta digerir.

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE YOGA Y NUTRICIÓN

Una de las preguntas más frecuentes en cuanto a yoga y nutrición es “¿debo comer antes o después del yoga?”, como se discutió, ¡la respuesta es ambas! Este principio se basa en la investigación y las pautas para la nutrición previa al ejercicio y posterior al ejercicio que se aplican a la actividad física de todo tipo, incluido el yoga. Otra pregunta común es “¿puede el yoga ayudarme a perder peso?” Sí, esta es una posibilidad de la práctica. Aunque no tiene como objetivo quemar una cantidad inmensa de calorías, aquellos que practican yoga se vuelven más conscientes de su cuerpo. Esto te permite estar más en sintonía con tu cuerpo y lo que te está diciendo, entendiendo cuándo tiene hambre real o está saciado, para construir hábitos alimenticios saludables. El yoga también proporciona una salida para el estrés, reduciendo la probabilidad de comer en exceso por comodidad. Más que nada, el yoga trabaja para crear una relación más saludable para ti y tu cuerpo, lo que también puede traducirse en tu relación con la comida. Un mito nutricional de la práctica es que debes ser vegetariano para hacer yoga. Si bien muchos practicantes de yoga han elegido este estilo de vida basado en los valores del yoga, de ninguna manera es un requisito. Si tienes preguntas adicionales sobre nutrición y yoga, ¡pregúntale a tu instructor para obtener orientación!

EL ENFOQUE HOLÍSTICO: COMBINANDO YOGA Y NUTRICIÓN PARA EL BIENESTAR

El yoga y la nutrición van de la mano en la promoción del bienestar. Si bien comer alimentos nutritivos antes y después del yoga puede mejorar tu práctica y bienestar, el yoga a su vez también puede ayudar tus hábitos alimenticios. El yoga promueve una alimentación saludable porque es una práctica consciente. Te anima a escuchar las necesidades de tu cuerpo y considerar qué es lo mejor para él. Esta atención plena es útil al elegir qué alimentar a tu cuerpo y cuándo. Suministrar a tu cuerpo alimentos nutritivos puede mantenerlo saludable y protegerlo de enfermedades. Además, el yoga reduce el estrés, que suele ser la principal causa de comer en exceso. Practicar yoga incluso puede ayudar a tu cuerpo a mejorar la digestión y el metabolismo. Esta relación entre el yoga y la nutrición puede ayudarte a crear hábitos alimenticios saludables, mantener un peso saludable y mejorar tu bienestar general, desde adentro hacia afuera.

Nutrición en el Yoga 17

CONCLUSIÓN

El yoga y la nutrición están entrelazados. Los alimentos nutritivos pueden influir enormemente en tu práctica de yoga, te proporcionarán la fuerza y la energía que necesitas para aprovechar al máximo la clase. Antes de la clase de yoga, debes estar hidratado y tener una comida o refrigerio ligero que combine carbohidratos complejos y pequeñas cantidades de proteínas y grasas. Asegúrate de dejar tiempo para que tu cuerpo digiera la comida antes de la clase. Después de la clase, para promover la recuperación y mantener tu cuerpo energizado, debes comer otra comida equilibrada con proteínas adicionales. Asegúrate de beber mucha agua para reponer tus líquidos después de la clase. El yoga como práctica consciente te ayudará a ser más consciente de tu cuerpo y de las decisiones que tomas cuando se trata de comida. Lo que alimentas a tu cuerpo puede afectar tu práctica de yoga, pero también tu salud de manera holística. Considera esta relación entre la comida y el ejercicio cuando pienses en tu bienestar general.

Descarga nuestra APP

Tras mucho meditar, hemos tenido una revelación.
Descárgate la NUEVA APP para reservar cómodamente todas las clases y eventos que proponemos semanalmente. Ahora un diseño optimizado, usabilidad mejorada y fácil navegación.
App Frizzant

Suscríbete a nuestra CURIOUS souls magazine

Hola 👋